GENTE INTERESANTE

(0)

PODRÁS VER MI OBRA en la PLAZA de los PINTORES en el MADRID de los AUSTRIAS-TODOS los DOMINGOS de 10 a 14 horas

2/5/2013

Cantobre, El Aveyron. Francia. Boceto sobre la marcha


Nos detenemos en una amplia zona de tierra junto a la carretera cuando avistamos el pueblo de Cantobre. Espectacular panorámica de este pueblo literalmente colgado sobre los acantilados, hacemos fotos y este apunte rápido en tinta y acuarela............Seguir leyendo

20/12/2012

Abizanda


24/09/2009


PAISAJES DEL NORTE


Este viaje fué el primero después de un largo paréntesis que la vida te impone de vez en cuando. Retomar el proceso creativo, es decir, salir, observar, mirar, dejarse absorber lenta y tranquilamente por todo lo que te rodea y así poco a poco que mi cerebro coja otra vez el "puntito" para que mis pinceles se expresen como acostumbraban.



Abizanda, es un pueblo fascinante que me enamoró nada mas verlo, su torre allá en lo alto destaca altiva en el paisaje del Pirineo. Inmediatamente me puse manos a la obra y conseguí tres bocetos.
Si os apetece ver las fotografías que tomé en este viaje......MI BLOG DE VIAJES 

29/7/2012

CAMINO A GIRONA, MASÍA


Durante varios años he acudido a la conocida feria de arte al aire libre en Girona, de momento hago un paréntesis esperando que pase el temporal de la crisis y la economía vuelva a florecer, ojalá sea pronto por el bién de todos, además hecho de menos ese viaje en que se mezclaban extraorinariamente el trabajo y el placer, agregando unos cuantos días mas para visitar y conocer aquellas preciosas tierras. De camino, siempre he aprovechado para detenerme aquí y allá para tomar unos rápidos bocetos. En esta ocasión es una masía.
 Se conocen como masías en Cataluña,  unas grandes y robustas casonas en el campo dedicadas a la agricultura o a la ganadería. Antiguamente en la planta baja, se guardaban los utensilios propios de las tareas agrícolas y los animales; en la primera planta vivía la familia y en el espacio que quedaba de la construcción entre el primer piso y el tejado, una gran cámara, se guardaba el grano o se aireaban los embutidos procedentes de la matanza del cerdo. Este mismo tipo de construcción rural aunque con la personalidad propia de cada región tanto en materiales como en forma, se llama también: caserío en el País Vasco, casa de labranza en Castilla, casona montañesa en Cantábria, cortijo en Andalucía, quintana en Asturias, venta en La Mancha.  En la actualidad, como las tareas del campo siempre han sido de las mas duras y peor reconocidas en España, estas casonas extraordinarias se han ido abandonando aunque en algunos casos se han reconvertido en casas para turismo rural; cuando  circulamos por las carreteras observamos con cierta tristeza los esqueletos de lo que fueron unas grandes construcciones llenas de vida. Los tiempos han cambiado, es cierto, pero quizás se nos ha olvidado que de todo se puede prescindir menos de la raiz. De una manera o de otra TODOS comemos y dependemos de la agricultura.

Si os apetece aquí os dejo un enlace a mi blog de viajes en autocaravana

10/3/2012

DESNUDOS, Grupo


Composición en acuarela realizada a partir de distintos bocetos tomados del natural.


INGRES: El baño turco.
El tema principal de la obra de Ingres, el cuerpo femenino desnudo y la obra representativa por excelencia, "El baño turco". Esta obra orientalista representa un grupo de mujeres desnudas en un harén. El erotismo del cuadro es suave y no provoca gran escándalo ni lo hizo en su época, a diferencia de otros del mismo género, como el Déjeuner sur l´herbe de Édouard Manet (1863). Pero durante mucho tiempo perteneció a colecciones privadas y no se exhibió de manera continuada hasta el siglo XX. Actualmente se encuentra en el Museo del Louvre de París, Francia, donde se exhibe con el título de Le Bain turc. Está considerada como la obra maestra de los últimos años de Ingres.

  Es ya un anciano el que firma el cuadro erótico en 1862, no sin una cierta malicia, ya que él lo inscribe con orgullo AETATIS LXXXII ('a la edad de ochenta y dos años'). Algunos años después (en 1867), Ingres declara: Todo el fuego de un hombre de treinta años.

  Rectangular en su origen, el pintor le dará forma de tondo o medallón en el año 1863, acentuando así el carácter furtivo de la mirada que lo contempla, que parece espiar a través de una cerradura y otorgando una nueva dimensión a la obra, reforzando la cadencia de los cuerpos desnudos.

  Para realizar este cuadro Ingres no recurre a modelos; se inspira en los numerosos croquis y cuadros que ha pintado a lo largo de su carrera, ya que el desnudo femenino fue el tema principal de su obra.1 Se puede ver, por ejemplo, en las figuras de La bañista y La Odalisca, que dibujó o pintó solas, sobre un diván o un estanque. El primer plano está ocupado por una mujer vuelta de espaldas que está tocando una especie de laúd. Recuerda a la figura más conocida de Ingres: La bañista de Valpinçon, que reprodujo de forma casi idéntica, variando la posición del brazo, de manera que aquí al estar un poco levantado, deja entrever su seno. Constituye el elemento central de la composición. Igualmente, la odalisca con los brazos levantados que se ve en primer plano, fue producto de un croquis que hizo el pintor en 1818 y que representaba a su mujer (Madeleine). La espalda de esta mujer de los brazos levantados, es más larga de lo normal, incoherencia anatómica del artista que utilizaba con frecuencia y de manera absolutamente consciente, sacrificando la verosimilitud por el efecto; quiere pintar la belleza, su belleza, una belleza individual (por ejemplo las tres vértebras suplementarias de La Gran Odalisca). Los demás cuerpos están yuxtapuestos en diferentes planos, sin que se crucen sus miradas y como haciendo un cadencioso ritmo figurativo. Es de notar la curiosa osadía de Ingres al representar en este cuadro una escena de caricias lésbicasentre una de las mujeres (que aparece con corona como si acaso fuera la Valide Sultan) y otra que parece algo menor en edad. En realidad gran parte de esta composición pictórica parece gravitar en torno a ese tema; por ejemplo: la odalisca que tañe el laúd parece hacerlo dedicado a esas mujeres tal cual se observa en la pintura.

  Ingres puebla el cuadro de una casi infinidad de mujeres, en posturas y actitudes distintas: estiradas, tomando café, charlando, bailando, etc. Son docenas de desnudas que están sentadas o tumbadas, alrededor de una piscina, sus posiciones recuerdan, acaso por casualidad, a las posturas de las figuras del templo hindú de Khajuraho, por ende existe una especie de ritmo con reminiscencias musicales en esta pintura y lejos está de ser fortuita tal apreciación: en el "primer plano" está la odalisca desnuda (que es la mujer que más iluminada aparece) tañendo al laúd y casi frente a ella pero muy al fondo y en la penumbra la mujer que danza. Muchas de estas bañistas acaban de salir del agua y se las ve secándose o durmiendo. El mayor erotismo del cuadro viene proporcionado por las dos mujeres que están a la derecha, una tocando el pecho de la que tiene a su lado.

En el primer plano, a la derecha, hay una manta roja y, sobre ella, una mesita con una serie de objetos. Forman un bodegón: una tetera plateada, una jarra de porcelana, una taza.

  Ingres estuvo muy influenciado por la corriente orientalista, relanzada después de la batalla de Egipto de Napoleón. En 1806, cuando Ingres va a Italia, copia en sus cuadernos un texto en el que se habla de los baños del serrallo de Mohamed. Se puede leer una descripción del harén en la que explica: sucede en una sala rodeada de sofás, en ella, varias mujeres atienden al sultán a la salida del baño, secándole y rociándole con las más perfumadas esencias; seguro que él disfrutaba de un voluptuoso reposo.

  En 1825 Ingres copia un pasaje de Lettres d’Orient de Lady Mary Montagu, titulado Descripción del baño de las mujeres de Andrinopla. Lady Mary, esposa de un diplomático inglés, acompañó a su marido en 1716 cuando fue destinado al Imperio otomano. Estas cartas se reeditaron en Franciaentre 1763 y 1857 en ocho ocasiones, lo que alimentó la fiebre orientalista. Yo creo que había unas doscientas mujeres, indica Lady Montagu en el pasaje copiado por Ingres. Bellas mujeres desnudas en poses diversas…unas conversando entre sí, otras dedicadas a su labor, otras bebiendo café o degustando un helado, y muchas tendidas indolentemente, mientras sus esclavas (en general encantadoras jóvenes de diecisiete o dieciocho años) se dedicaban a peinar sus cabellos a su capricho. La inspiración de este cuadro en la obra de Lady Montagu es evidente.

  Sin embargo, así como Delacroix visitó un harén en Argelia, Ingres no viajó jamás a África o al Oriente Medio. Las cortesanas que él pinta tienen un color más europeo que oriental. El tema oriental es para él, ante todo, un pretexto para pintar el desnudo femenino en una pose pasiva y lasciva. Los elementos exóticos son raros en sus composiciones, e incluyen instrumentos de música, algunos juegos o un incensario.

FUENTE: Wikipedia


VIÍDEO: TE ESPERO CADA DOMINGO EN LA PLAZA DEL CONDE DE BARAJAS, EN EL MADRID DE LOS AUSTRIAS.